La Cultura del fracaso

El 90% de los emprendimientos fracasa antes del primer año, del 10% restante, solo el 10% logra sobrevivir después de 5 años, un 75% de las campañas fallan y no logran sus objetivos comerciales, un 80% de los nuevos productos lanzados fracasa antes del primer año, un emprendedor fracasa en promedio 3 veces antes de lograr el éxito, que cifras más duras, el fracaso es más abundante que el éxito, por cada Chris Gardner, Richard Branson y Bill Gates hay miles de emprendedores que quedaron en el camino, ese sueño de salir de lo más bajo, ser rico y llegar a lo más alto es un sueño que la gran mayoría no cumple, pero claro, en el Excel de proyecciones todos los emprendimientos son exitosos y proyectos millonarios antes de los 5 años, es cosa de ver los que postulan a los fondos públicos.

Muchos admiran las historias de superación y éxito de grandes hombres de negocio Chilenos, Latinos, y de otras partes del mundo, ven sus películas, leen sus libros, la versión chilena tiene más aspiracionalidad, muchos quieren dinero y fama, pero, limitados por los mismos resultados de su negocio avivan una nueva cultura, potenciada por las ideas de Silicon Valley, repiten historias de fracaso que terminaron en éxito para alimentarse, ven en el fracaso una forma de alcanzar el éxito, y en cierto grado es cierto, siempre y cuando aprendamos de nuestros errores, ahora se habla de los fracasos, antiguamente no era un tema, cada uno mostraba lo mejor de sí mismo, no habían fallas, ni errores, todos los problemas se escondían bajo la alfombra, se era exitoso con deudas por dentro, luego la moda cambio, la gente se sinceró, abrieron sus corazones y contaban sus fracasos, los dioses del olimpo bajaron a la tierra y se hicieron humanos, ahora fallaban, tenían problemas, sangraban, comenzaron las noches de los fracasos, donde la gente contaba los cagazos que se mandaron en sus emprendimientos para que otros aprendieran y no los cometieran, y es cierto, es valioso saber de antemano que puede salir mal, luego la metodología Lean Startup potenció el fracasar rápido y barato, buscando generar MVPs o productos mínimos viables, que pudieran probarse rápidamente, pivotearlos y escalarlos, fracasar estaba de moda, es bien visto tener fracasos en el cuerpo, incluso ya no se confía en aquellos que les va bien en todo.

En nuestro cerebro el fracaso es más poderoso que el éxito, eso es cierto, se recuerdan más los eventos negativos que los positivos y estos tienen un poder más profundo, al final, aquello que no funcionó me sirve para sobrevivir, necesito recordarlo en un futuro, al final evitar lo malo es mucho más importante que hacerlo bien, no es tan importante lo que haces, en esto prima lo que dejas de hacer o sufrir. Los psicólogos saben muy bien que la gente puede sufrir traumas, cicatrices por un evento único, como quebrar, perderlo todo, casa, vida, familia, matrimonio, dignidad, prestigio, pero que es lo opuesto a un trauma? Que palabra describe una emoción positiva que se recuerda por décadas? No existe algo opuesto a un trauma.

En las 7 emociones básicas descritas por Paul Ekman, hay 4 emociones negativas, una neutra, un comodín y solo 1 positiva, las 4 negativas son ira, asco, tristeza y miedo.

El fracasar es importante para el aprendizaje, siempre y cuando este genere conocimiento, contar historias tristes y mostrarnos como la victima de nuestra historia no nos ayuda a salir adelante, Carol Hullin en una conversación que tuvimos dejo las 2V como concepto poderoso: o eres Victima o eres Valiente, la decisión está en tus manos.

Hoy el fracaso está de moda porque hace a las personas que lo viven más humanas, más auténticas, más cercanas y reales, el éxito fue moda porque nos “inspiraba” a luchar, buscamos motivación en fuentes exógenas cuando la principal fuente de motivación es intrínseca del ser humano, sobrevivir y de la mejor forma, el fracaso es importante, cuando se aprende de él, fracasar por fracasar sin aprender nada es toxico, lo importante no es cuantas fallas tengas, ni cuantos errores cometiste, ni que debilidades tienes, el punto es que te enseñaron y como trabajas para mejorarlas, menos llorar la carta, mas ser protagonista de tu historia, menos víctima, más valiente, los valientes arrebatan muchas cosas.

Estándar

Un SPA Mental con Fernando Vega Olmos

“La idea, la idea, la idea. Si sos una agencia de publicidad, parecería que sos una antigua ruina romana,griega o azteca que se erige como símbolo de una civilización que alguna vez fue poderosa y se extinguió. Si sos una agencia de la era digital, parecería que no tenés la amplitud conceptual para crear soluciones más amplias y abarcadoras. Si sos un start up de tecnología, parecería que no tenés la capacidad de que tu solución realmente solucione- valga la redundancia- y sea útil para personas, de tal manera que justifique que una marca te financie cuando el Angel se canse de hacerlo. Si sos una marca, parecería que no tenés ningún sentido si no hacés lo que predicás, si no estás walking the talk, si tus productos no son la expresión tangible de tu propósito de ser, si tu propósito de ser no va más allá de la obviedad de ganar la mayor cantidad de dinero posible para que tus accionistas quieran retener sus acciones en lugar de salir corriendo y tu cuadro directivo pueda cobrar sus bonos. Si sos un medio, tu única salida es que la gente quiere buscarte y encuentre en tu contenido, una propuesta que valga la pena para interactuar, compartir y editar. Si sos una cosa o la otra, parecería que estás predestinado a la desaparición o a la gloria segura.

 

Permitanme expresar que todo esto me parece una soberana pelotudez. Lo que seas no te condena o te eleva. Se puede cambiar, evolucionar, aprender, des-aprender, intentar, prototipar, errar, intentar de nuevo, volver a errar, modificar, acertar, corregir…

 

Y todo esto lo podés hacer aterrado porque no te queda otra que huir hacia adelante. O lo podés hacer con la adrenalina, la fantasía, las palpitaciones y el placer de experimentar.

 

Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Lo único que siempre seguirá valiendo es la calidad de la idea.

La calidad de concepción. La calidad de ejecución.

 

Y tenés mejores ideas si tenés mejor talento alrededor de la mesa. Si aceptás que hay gente ahí afuera que es mejor que vos y sabés identificarlos y sumarlos. Si lo hacés con el optimismo de saber que estás con un equipo de gente que se agranda cuando juega de visitante.

 

Y en el mundo de las ideas nuevas, siempre se juega de visitante.

Soñá el domingo a la noche con el lugar perfecto para tus ideas más locas. Y andá el lunes a la mañana a ese lugar a hacerlas realidad.

 

El antídoto contra la frustración, la apatía, lo previsible y el paisaje aburrido NO ES EL ÉXITO.

 

Es que no te importe fracasar si estás creciendo, aprendiendo y mejorando. (Mierda, tres gerundios juntos). Volvamos a poner el foco en las ideas. Maravillosas y geniales ideas del siglo 21. Pequeñas ideas con efectos inmensos. “

 

Si Quieres seguir Leyendo esta Interesante Nota: http://redactorespublicitarios.co/hangouts_publicitarios_vega_olmos.html

Estándar