La privacidad en tiempos de las 5 fuerzas, y no son las de Porter

4 Empresas de USA dominan el mercado más rentable y atractivo, más incluso que el petróleo, es el mercado de los datos, las 4 empresas son Google, Facebook, Amazon y Microsoft, siempre incluyo una 5ta y oriental, Alibaba, y podríamos pensar en una 6ta, Apple.

Estas 4 dominan nuestros datos, si queremos un correo “gratuito” pensamos en Gmail de Google o Outlook de Microsoft, si andamos por una ciudad nueva usamos Maps o Waze de Google, si tenemos una red social o usamos una red de mensajería instantánea pensamos en un producto de Facebook, la misma red, Instagram o Whatsapp, si queremos comprar un libro o articulo electrónico pensamos en Amazon, incluso hoy venden hasta autos y si queremos algún producto barato o accesorio pensamos en Aliexpress de Alibaba, si usamos un Smartphone probablemente usaremos una versión Android de Google, toda nuestra interacción digital, nuestros datos e información giran en torno a estas compañías, y la concentración de poder que vemos cada vez más directa nunca es sana, se ve un futuro del tipo Elysium donde ciertos profesionales y empresas se ven beneficiados de todas las regalías digitales mientras el resto y gran mayoría pelea por las migajas, Facebook tiene ingresos superiores al PIB de más de 40 países y aumentando, quiere lanzar su propia moneda digital, Libra, Google quiere conceder Cuentas Corrientes a sus clientes, hablamos de un banco 100% digital y mientras algunos celebran la automatización de procesos, la interrupción de las IA y algoritmos o la llegada del 5G, otros vemos con preocupación el futuro de privacidad, algo que parece ser hoy un privilegio de algunos pocos afortunados.

Cambridge Analityc abrió la caja de pandora, Google y Apple reconocieron que transcribían nuestras conversaciones son sus asistentes digitales como, y es evidente que con Alexa, Bixby, y otros ocurre lo mismo, entonces si nos escuchan, aunque puntualizan que solo transcriben la conversación con el asistente para enseñarles y no el resto de las conversaciones es difícil creerles, Facebook fue acusada de usar la cámara frontal de nuestros celulares cuando usábamos la aplicación sin nuestro consentimiento, Google recolecta sin permiso información de fichas de salud de miles de pacientes de un centro médico en USA, Samsung reconoce que espiaba a sus clientes de Smart TV, una app del tiempo fue acusada por el estado de California por vender sin informar a sus clientes la información de geolocalización de sus usuarios que concedían acceso al gps para saber el tiempo, es claro, cuando algo es gratis, nosotros somos el producto y podríamos seguir casi interminablemente con los escándalos.

Las 3 últimas generaciones más jóvenes consumidores de la sociedad Netflix no siempre entienden la perdida de privacidad que viven, todo lo que un usuario hace, dice o piensa en la sociedad Netlfix queda registrado en un lugar, sin derecho a olvido, en esta era de los datos y la información, dinámica y liquida, es difícil mantenerse libre de ser parte de una métrica, pensemos en jóvenes alternativos que confiaron en Tumblr, esta primero fue comprada por Yahoo y hoy por WordPress, quizás con qué fin, esta información sensible de conducta paso de mano en mano y en quien confió ya no está ni a la cabeza ni involucrado en la compañía.

Cada vez que usamos Arbnb, Uber, Facebook, Google, etc, estas aplicaciones están recabando una tremenda cantidad de datos personales como geolocalización, datos de tarjetas de crédito, correo, número de teléfono que pueden poner en riesgo la seguridad de quien los entrega, pensemos solo en las grandes filtraciones de fotos y videos de los famosos de sus cuentas iCloud, no siempre estamos conscientes de toda esta información sensible y como esta puede afectarnos a futuro, muchos creen que no pasa nada por entregar datos, dar permisos aceptar términos y condiciones sin leer antes, registrarse o descargar una aplicación, y muchas veces estas compañías abusan de la buena fe de las personas, y seamos sinceros, muchas veces nosotros los profesionales de marketing o dueños de empresa también hacemos uso de estos sesgos cognitivos para explotarlos en beneficio propio, seamos transparentes que en una sociedad hypercontectada las consecuencias pueden ser catastróficas para todos.

Si tenemos una posición ventajosa o de plano superior, debemos actuar de forma justa con aquel que tiene peor posición que la nuestra.

Estándar