Ser una buena marca es buen negocio, caminando por el Marketing Ético.

La ética no es el fuerte de nuestras grandes empresas, se ha notado en estos días, entre la Crisis Social que le pegó duro a la economía chilena y la actual Crisis Sanitaria que afecta al mundo entero se han notado los comportamientos poco empáticos de varias compañías, desde aumentar los precios de forma desorbitante, hasta hacer trabajar a todos sus colaboradores en plena Pandemia!

En estos contextos donde nuestras emociones nos dominan, nos vemos sobrepasados con noticias negativas, aumentan los casos de Covid-19, el miedo, el estrés, están a la orden del día, se nota en las compras en el supermercado, gente acapara carros llenos de papel higiénico, desinfectantes, alcohol gel, y es en este contexto donde marcas, empresas y sus dueños y gerentes deben mostrar su parte humana, deben desbordar empatía y mostrar lo mejor de sí mismas.

La Banca ética se hace evidente, muchos bancos sin obligación de parte del estado retrasaron de 1 a 3 cuotas de créditos hipotecarios o de consumo sin intereses, otros castigan sin asco a sus deudores con intereses o embargos, varios servicios podrían hacer lo mismo, por otro lado empresas como Crunchyroll, un netflix de Anime liberó su contenido por 30 días, entre otros servicios de streaming que hicieron lo mismo durante la cuarentena, y no importa el tamaño de tu negocio, pequeños gestos pueden ser hechos por cualquiera, les pondré un caso español, les dejo este video en Twitter, el restaurante hotel el hacho como no pudo funcionar 24h como de costumbre decidió apoyar a sus clientes camioneros poniendo a su disposición un carrito con bebidas, aguas, dulces y otros productos, sin costo y de libre consumo, este video en poco tiempo se hizo viral, en otros casos arrendatarios liberaron a sus deudores de pagos de arriendo que teóricamente correspondían, empresas como Rocketbot de automatización de proceso liberaron su software de automatización para gobiernos y autoridades, al final, muchas marcas empáticas simplemente con el afán de ayudar entregaron sus productos y servicios al mismo costo, sin el castigo del aumento de precio, con un descuento especial y hasta gratis por un tiempo definido.

Las marcas que siempre intentan conectar de forma emocional con sus consumidores para generar fidelización, tienen una oportunidad de oro en tiempos oscuros de ponerse la mano en el corazón y ayudar a miles de personas.

El marketing ético, nace de la idea de hacer las cosas correctas de forma correcta, sin mentiras, de forma transparente, sin dobles intenciones, ahora es cuando veremos las reales naturalezas de los negocios, hace tiempo vengo diciendo que el fin último de un negocio no debe ser generar riqueza, esa debería ser la consecuencia final, los negocios conscientes que no necesariamente son sociales ven oportunidades de hacer el bien, agregando valor a la vida de las personas, cobrando un precio justo, generando buenas condiciones para su gente y proveedores, buscando generar el menor impacto medioambiental y socio cultural, estamos acostumbrados a ganar dinero sin importar el cómo, ni las consecuencias, estas crisis, nos ayudan a identificar a quienes realmente les importan sus consumidores, incluso por sobre sus utilidades.

Es tiempo de hacer el bien y como consecuencia, ganar dinero, si, lucrar, el lucro no es malo, la forma en que se lucra es la correcta o incorrecta.

Estándar

Yo Robot en tiempos de Soy Leyenda

Will Smith protagonizó 2 películas curiosas, en una era un extraño policía que no quería a los robots en un mundo lleno de ellos y en la otra, era un investigador en un mundo apocalíptico, el Coronavirus Covid-19 unió ambos universos, vivimos en un mundo tecnologizado lleno de bots con condiciones pandémicas de nivel fin del mundo, y en este contexto varios temas han explotado, sobre todo con Seguridad y el tratamiento Ético de nuestros datos, el nuevo petróleo.

Zoom, la app de moda debido a la Pandemia mundial y la proliferación del teletrabajo recibió un revés en su imagen por una polémica que involucraba a Facebook, no tan solo compartía información, además grababa las teleconferencias y disponía de su información, en otro caso polémico una IA que reconocía imágenes, al comparar una persona asiática y una afroamericana con un termómetro pistola categorizaba al primero como asiático con tecnología, mientras que al afroamericano lo categorizo como persona con un arma, un sesgo que aprendió de nosotros, los humanos, la visión general de la gente es que los robots y la inteligencia artificial serán entes neutros y objetivos para decidir, pero la realidad es que están llenos de sesgos aprendidos de nuestros datos, Amazon dió de baja su algoritmo para reclutamiento por machista, perpetuaba la información que tenía y como los hombres estaban sobrerrepresentados, el algoritmo contrataba más hombres, ahora con respecto a la ética, como Zoom, está el antiguo caso de Cambridge Analytica, el mal uso de las tecnologías, la explotación de nuestros sesgos en pro de beneficios comerciales nos tiene un punto clave y complejo de seguridad, ética, privacidad, los datos son el nuevo petróleo, pero a diferencia de las petroleras, las Startup gozan de una imagen positiva en la gente, todos esperábamos llevar a 2020 con patinetas y autos voladores, con hologramas de tiburones anunciando productos, o quizás como Monority Report de Tom Cruise donde mediante biometría los anuncios se personalizaban.

Hace tiempo leí sobre un algoritmo que podía detectar enfermedades futuras con tu foto de perfil en redes sociales, sería muy útil para prevenir desde temprana edad enfermedades genéticas, pero, y si lo usaran las Isapres para declarar prexistencias y rechazar usuarios, y si es usada por empleadores para rechazar candidatos en base a futuros problemas de salud? Hoy se niegan créditos en base a algoritmos que predicen la morosidad de perfiles, pero estos no son datos aislados, toman la información del promedio de personas dentro de la misma categoría, pero eso no necesariamente se relaciona con el comportamiento individual del sujeto de crédito, hoy dada la alta cantidad de casos con coronavirus Covid-19 existen algoritmos que deciden por el medico quien es tratado, y en qué orden, una maquina decide quien vive y quien no, y los médicos normalmente no saben cuáles son los criterios utilizados.

Todos tenemos un teléfono inteligente, en Chile hay más celulares que chilenos, un notebook o una Tablet con conexión a internet en nuestras casas, otros tienen aparatos como SmartTV, que nos espían, de forma comprobada, Google y Apple reconocieron que escuchaban a sus clientes cuando usan el asistente virtual, aunque se excusaron diciendo que sólo se usaba con fines de mejorar la interacción, tenemos garantías de eso? Y los casos de empleados despedidos de Amazon por mal utilizar sus cámaras, Alexa será una excepción? No los usaran para espiar a sus clientes? Cuantos filtros de seguridad tenemos, pueden entrar a nuestro Smartphone y saber nuestras vidas y secretos ocultos, pueden ingresar a nuestros notebooks y leer toda nuestra data, pueden ingresar a nuestros smarttv y saber nuestro consumo de contenidos y encenderá la cámara para espiar que hacen los usuarios frente a la cámara, en el contexto del Coronavirus y del Quédate en Casa Google liberó una serie de datos sobre movilidad de las personas en cuarentena, sus datos son tremendos y hasta el momento anónimos, pero si quiero pagar por obtener el detalle, Google se negará?

¿Sabías que muchas de las apps que tienes en tu móvil envían tu información una media de ¡164 VECES AL DÍA! a un número indefinido de empresas? Fuente

Muchos ven a las tecnologías, los algoritmos, la inteligencia artificial, el 5G el futuro de la humanidad, pero no todos piensan en los costos de utilizar estas tecnologías, muchos veían en ellas un futuro prometedor e igual para todos, pero hoy vemos un mundo más parecido a Elysium donde solo un grupo de elite accede a los beneficios mientras el resto y gran mayoría sufre las consecuencias, debemos tener cuidado, regularnos, las empresas en Latinoamérica pueden hacer esfuerzos sobre la ética y seguridad de los datos, por ejemplo someterse de forma voluntaria a la norma europea, algo más estricta que la mayoría en las Américas, rara vez se les indica a las Startups o Emprendimientos como hacer negocios digitales de forma ética, pero la pandemia nos está mostrando el nuevo camino por donde transitar de forma humana y correcta. Para tener un mundo tecnologizado más seguro debemos: 

  • Tener Softwares de Código Abierto
  • Anonimazión de Datos
  • Tener propósitos claros y declarados de los datos recopilados así como una lista transparente de “socios” que tiene acceso a los datos
  • Tener datos cifrados
  • Las políticas deben ser sencillas y en una sola hoja, la mayoría de las empresas de tecnología explotan nuestros sesgos y hacen aceptar puntos que de saber que existen conscientemente no aprobaríamos, pero como están en políticas de 168 páginas en un lenguaje técnico, no lo podemos entender.

Esto significa que en el momento en que los desarrolladores están pensando en un producto tecnológico, lo primero que tienen que hacer es en pensar en cómo proteger la privacidad de sus usuarios y tener un plan sobre cómo protegerla. Esto no solo será agradecido, en breve, creo que será exigido, la respuesta de Zoom a la crisis es un claro ejemplo.

Para que no nos sigan robando los datos de forma descarada recomiendo estas Apps alternativas y éticas que no venden nuestros datos (y que de paso uso):

Buscador: Duckduckgo

Mensajeria Instantagenea: Telegram

Cloud: Cozy

VideoConferencias: Jitsi

Email: Protonmail

Gestor de Contraseñas: Bitwarden

Y si quieren siempre estar atentos con temas de ética en IA, BigData y tecnologías sigan en Twitter a: @HelenaMatute y @ManuelaBat

En resumen, apuntaremos a derechos fundamentales de los humanos de forma universal temas como la privacidad, la capacidad de olvidar, el poder borrar nuestra información de ciertas bases de datos

Estándar