Construyendo el relato de tu Emprendimiento según un par de Millennials

Todo emprendimiento exitoso tiene detrás un relato atractivo que contar. Si tú aún no lo tienes, desarróllalo. No tan sólo es una forma de aspirar a obtener un espacio gratuito en los medios de comunicación (en la medida que éstos puedan llegar a interesarse en esa historia) sino que también será uno de los pilares sobre el cual se sostendrá el crecimiento de la empresa, entregándole a ésta un sentido de Misión, forjando su cultura organizacional, contribuyendo a la diferenciación y posicionamiento de su marca, etc.

Así que si eres emprendedor parte por preguntarte esto:

  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué haces?
  • ¿Cómo lo haces?
  • ¿En qué crees? Y fundamentalmente,
  • ¿Por qué lo haces?

Busca generar negocios con valores, con sentido. Cada vez menos gente compra lo que haces y cada vez más compran por qué lo haces, es decir, las personas no compran productos, compran las historias que estan detrás de ellos.

Si me dices que la Señora Juanita vende empanadas a 1.000 pesos, cualquiera puede llegar a cuestionar el precio si tiene disponible otra alternativa donde se vendan a $500. Pero si tú me dices que la Señora Juanita vende a esos 1.000 pesos sus empanadas, ya que con lo que gana, puede pagar la universidad de su hijo, probablemente muchos estarán más dispuestos a comprarle. Ahí, los consumidores ya no están adquiriendo una empanada, sino que ayudando a esta señora a que su hijo pueda educarse en la universidad.

Un relato no tan sólo es la historia de cómo la empresa se creó o fundó, sino que también es una razón más para que tus potenciales clientes puedan llegar, primero a distiguirte y después a preferirte. Lo anterior, derivado en gran medida del hecho que hoy es una realidad que la mayoría de los productos y servicios ofrecen soluciones bastante estandarizadas, donde los atributos físicos y funcionales tienden a ir homologándose entre todas las alternativas disponibles, en la medida que las tecnologías que pudieron haber establecido una diferencia inicial, van masificándose en sus usos y aplicaciones.

Por lo mismo, debes siempre tener en consideración que todo producto o servicio debe poseer tres tipos distintos de valores o formas de beneficio percibido para sus clientes y/o usuarios.

El primero es su valor funcional. Este valor se construye y comunica no desde lo que haces o vendes, sino que a partir del beneficio que tu cliente obtiene de su uso o consumo. Lo que tu producto hace por él o ella.

El segundo es el valor emocional. Este tiene directa relación con las emociones que tu cliente puede experimentar tanto al usar o consumir tu producto o servicio, como al visitar tu tienda o en su experiencia de compra. Hoy, la clave para la fidelización de sus clientes y la captación de los nuevos está, en gran medida, determinada por este tipo atributos, los cuales se asocian directamente con la marca y al relato de la misma. Enfócate en comunicar el por qué alguien debería comprarte. Dales una razón que sea poderosa, que conmueva.

El tercero es el valor simbólico, que tiene directa relación con los atributos positivos y negativos que tiene tu producto o servicio, marca o categoría, a nivel subconsciente en las personas.

Teniendo en consideración estos tres valores es que puedes llegar a generar una propuesta de valor efectiva. Es decir, formular una buena razón para que los consumidores te escojan a ti por sobre las alternativas competitivas. Y luego que tengas esa propuesta, sal y véndela.

Alejandro Godoy – Miguel Angel Ruiz

Este tremendo artículo fue escrito en colaboración con el capo Alejandro Godoy, puede leer su blog en https://alejandrogodoy.cl/blog/

Estándar

Emprender por Amor

Hace varios meses participe en una velada bastante diferente, en un Emprende Night compartí escenario con el diferente Alejandro Godoy, conversamos sobre el Emprende Nights, después de meterme al bolsillo varios paradigmas emprendedores, a varios personajillos pseudofamosos y decir muchas más groserías de las que quisiera recordar, de hecho ese video en mi Canal de Youtube esta como el Video Prohibido de Mars :0, hable de un modelo de Emprendimiento que hace rato vengo cocinando en mi cerebro, hace tiempo conversé con un amigo Coach experto y me comentó que la mejor forma de emprender y ser exitoso es amar lo que haces, y me nació un concepto que a la larga desarrolle sin querer, el Emprender por Amor.

Esto puede sonar bastante filosófico, pero el amar,parte por el sacrificarse por otro, la base de una relación de amor, es yo no me preocupo de mí, sino de ti, porque tú, no te preocupas de ti sino de mí, es una simbiosis sin egoísmo, o según el libro más sabio existente, esa es la base del amor, pero fuera de esa base, el amar es preocuparte del otro, tanto como de uno mismo, la base del amar a otro, es amarse a uno mismo y si te preguntas de que mierda va todo esto, ahí te va.

Por muy Ricardo Arjona que te suene, el emprender debe nacer del amor, y amor no tan solo a la actividad de emprender o del desarrollo del negocio, o del amor al resultado de él, el dinero, así que esta es la base del Modelo Mars de un “The Real Emprendimiento”:

1 Ama a tu cliente, esa es la base de una buena relación, el no abusar de otro, el entender que tu producto o servicio debe satisfacer una necesidad real, el que debe cumplir por lo menos con lo que promete, el tener un valor agregado real, el mejorar la vida al otro y como consecuencia obtener una ganancia de ello, que no está mal, al contrario, el amar es respetar también los precios, no abusar, aunque tampoco regalar, no es cobrar barato, es cobrar justo, porque los problemas de colusión? Que afectan tanto al bolsillo del consumidor, se acuerdan de los Pollos? Del Confort? Las Farmacias? Y cuántos casos más? Eso es por el amor desmedido al dinero, por sobre el amar o cuidar al cliente, es el ganar más sin importar el cómo.

2 Ama a tu gente, esto es fundamental, como tus colaboradores van a amar, respetar y tratar bien a tu cliente, si tú no los tratas bien a ellos, a tus proveedores, la fuente de tus recursos que transformas en valor, tus accionistas, fuentes de ingresos que transformas en valor, el pagar un buen sueldo y dar buenos beneficios a tu gente, el pagar a tiempo, sin exprimir a tus proveedores, entendiendo que ellos son un eslabón principal en tu proceso de generación de valor, y el respetar a tus accionistas, prestamistas, al final, los que te pasaron las lucas, porque si note gusta eso, usa tu propia plata.

Cuantos emprendedores mueren en manos de las grandes compañías con pagos de 60, 90, 150 días? Eso es sano para un ecosistema emprendedor? Para nada!

3 Ama a tu entorno, el cuidar el entorno social y cultural, entendiendo el contexto en el que estás, agregando valor a la sociedad en su conjunto, como es posible que sea más factible técnicamente mover un pueblo y no una fábrica y el amar el medioambiente, no podemos crecer de forma infinita en un planeta con recursos finitos, esa carrera de locos solo terminará en un colapso mundial, el cuidar el impacto en el entorno es fundamental para sobrevivir en el consumo, sobre todo de las nuevas generaciones, más conscientes de estos temas. Quinteros es un terrible ejemplo de estos, el no respetar los protocolos de cuidado para abaratar costos, el envenenar las aguas del entorno para no pagar más, el botar desperdicios para ahorrar procesos, todas consecuencias de un amor enfermo de los negocios.

El amor es la cura de todos los males, solo amando al otro podremos crear una sociedad más justa, un mercado más equilibrado y finalmente una vida sustentable en el tiempo.

Y no, no soy un romántico hippie comunista, creo en el Capitalismo, aunque no en su expresión del libre mercado.

Estándar