El Cerebro y sus Sesgos Cognitivos. Parte III

Esto ya va para largo, tenemos varios sesgos más aun por desarrollar, pero lo más importante es identificarlos en nuestra vida diaria. Otro libro y otra autora que habla sobre los Sesgos Cognitivos y la Heurística es Helena Matute, en su libro “Nuestra Mente nos Engaña” nos explica cómo, los sesgos nos hacen creer que estamos en lo correcto cuando realmente no sabemos si tenemos o no la verdad.

Les sigo trayendo más Sesgos Cognitivos. Comienza a identificar aquellos que ves en tus decisiones.

Sesgo de Representatividad

Este heurístico es una inferencia que hacemos sobre la probabilidad de que un estímulo (persona, acción o suceso) pertenezca a una determinada categoría. Si decimos que Luisa es una chica joven metódica cuya diversión principal son los ordenadores. ¿Qué le parece más probable?, ¿qué Luisa sea estudiante de ingenieria o de humanidades?

La mayoría de las personas tiende a decir que seguramente Luisa estudia ingeniería. Decir esto según el psicólogo Daniel Kahneman de la aplicación automática (inmediata o no) del Sesgo de representatividad. Suponemos que estudia ingeniería porque su descripción encaja con un cierto estereotipo de estudiante de ingeniería. Pero esto pasa por alto hechos como que, por ejemplo, los estudiantes de humanidades son mucho más numerosos que los de ingeniería, a menos que estés en Chile, por lo que sería mucho más probable encontrar estudiantes de humanidades que se correspondan con esta descripción.

Sesgo de Retrospectiva

Es la tendencia que tenemos a ver los hechos pasados como predecibles. En realidad este es un error  de memoria. De la misma manera que también tenemos tendencia a valorar los eventos pasados de una forma más positiva a cómo ocurrieron en realidad. Al final todos sabíamos que eso iba a pasar.

Error fundamental de atribución

Se refiere a la tenencia que tenemos de exaltar nuestras habilidades personales para valorar nuestros éxitos y atribuir a las circunstancias externas nuestros fracasos. En cambio cuando se trata de otra persona, la tendencia es la inversa, atribuimos a la suerte o la ayuda sus éxitos y a características internas sus fallos.

Sesgo de Disconformidad

Es la tendencia que tenemos a hacer una crítica negativa a la información que contradice nuestras ideas, mientras que aceptamos perfectamente aquella que es congruente con nuestras creencias o ideologías. También tenemos más probabilidades de buscar información favorable a nuestras ideas que buscar información que desafíe nuestras ideologías o línea de pensamiento.

Efecto Forer o de Validación Subjetiva

Es la tendencia a aceptar descripciones personales vagas y generales como excepcionalmente aplicables a ellos mismos, sin darse cuenta que la misma descripción podría ser aplicada a cualquiera. Este efecto parece explicar, por lo menos en parte, por qué tanta gente piensa que las pseudociencias funcionan, como la astrología, cartomancia, quiromancia, adivinación, etc., porque aparentemente proporcionan análisis acertados de la personalidad. Los estudios científicos de esas pseudociencias demuestran que no son herramientas válidas de valoración de la personalidad, sin embargo cada una tiene muchos adeptos que están convencidos de que son exactas.

Efecto Enfoque

Este heurístico describe la tendencia humana a confiar demasiado en la primera información que obtienen para luego tomar decisiones: el “ancla”. Durante la toma de decisiones, el anclaje se produce cuando las personas utilizan una “pieza” de información inicial para hacer juicios posteriores. Una vez que el ancla se fija, el resto de información se ajusta en torno a ella incurriendo en un sesgo.

Ilusión de Confianza

Este sesgo se trata de la confusión entre la confianza de quien nos habla con su credibilidad, de tal manera que percibimos a una persona como más creíble cuanta más confianza muestra en sus argumentaciones. La realidad es que las investigaciones han demostrado que la confianza no es un buen indicador, ni tampoco es una forma fiable de medir la capacidad o aptitud de una persona.

Sesgo de Status-Quo o Punto de Referencia

Al parecer un mismo premio no posee igual valor para dos personas diferentes. Por ejemplo, si tengo dos mil euros y gano cien en una apuesta, lo valoro menos que si tengo quinientos euros y gano esos mismos cien en la apuesta. El punto de referencia es muy importante. Pero sus implicaciones pueden ser algo mayores, pues no sólo se trata de la referencia que tengo respecto a mi propia riqueza inicial, sino con la riqueza de mi círculo de personas cercano. Si alguien desconocido para mi gana cien mil euros en la lotería, yo no me veo afectado. En cambio, si los gana mi compañero de trabajo, me da la sensación de que soy más pobre y desgraciado, aunque no juegue a la lotería.

Efecto Bandwagon

Este error consiste en la tendencia a hacer (o creer) cosas sólo porque muchas otras personas hacen (o creen) dichas cosas. Al parecer, la probabilidad de que una persona adopte una creencia aumenta en función del número de personas que poseen esa creencia. Se trata de un fuerte pensamiento de grupo también conocido como efecto manada o de arrastre.

Efecto Keinshorm

Es la predisposición a contradecir sistemáticamente las ideas o formulaciones que otra persona hace y la cual no nos cae bien, sólo por este hecho, es solo porque no deseamos que tenga la razón y estamos más predispuestos a dudar de su credibilidad.

¿Cuantos nuevos sesgos pudiste identificar en tus decisiones?

Estándar

Conversemos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s